Artículos de opinión

Espacio reservado para árticulos que reflejan una línea de opinión afín a la AISPC.

ECD Confidencial Digital / Defensa. 02/08/2018

“¿La Legión protegiendo Ceuta? No lo verán nuestros ojos legionarios

El salto de la frontera de Ceuta protagonizado por 602 inmigrantes la pasada semana fue uno de los más violentos que se recuerda. Las técnicas utilizadas por los subsaharianos para entrar en territorio español dejaron tras de sí 18 agentes heridos. Varios de ellos de consideración.

La Guardia Civil ya ha identificado ante un juez a los 602 inmigrantes, así como a los dieciocho agentes que resultaron heridos por el lanzamiento de excrementos con cal viva y el uso de aerosoles con mecheros a modo de ‘lanzallamas’.

Ahora se están revisando las imágenes captadas por las cámaras que hay instaladas en el perímetro de la doble valla fronteriza, para intentar identificar a quienes agredieron a los agentes de la Guardia Civil. Mientras, la Dirección General está enviando refuerzos del Grupo de Reserva y Seguridad para evitar que se produzcan nuevos saltos masivos.

Donde se están viviendo estas noticias con mucho interés en el acuartelamiento Serrallo-Recarga de la ciudad autónoma. Ahí tiene su base el Tercio Duque de Alba 2º de La Legión. La unidad militar más próxima a la valla fronteriza.

 

“¿La legión patrullando? No lo verán nuestros ojos”

Confidencial Digital se ha puesto en contacto con miembros de dicha unidad para conocer de primera mano cómo están viviendo esta situación. “Con mucha incredulidad y también con impotencia”.

Según aseguran, entre los legionarios se ha extendido la idea de que el Gobierno debería echar mano de ellos para patrullar y proteger la frontera. Sin embargo, saben que “no ocurrirá”. “No lo verán nuestros ojos legionarios” dicen.

“Hay demasiado complejo a la hora de recurrir a militares, no te digo ya a la Legión, en caso de crisis. No tiene buena venta política” argumentan.  Otra fuente con más de una década de servicio a la unidad es más contundente: “los que mandan no tienen arrestos de hacer algo así. Pero nosotros estamos listos”.

 

El ordenamiento legal lo permitiría

¿Tiene encaje legal un despliegue de militares en la frontera de Ceuta? ECD ha preguntado por ello a diversas fuentes militares y expertos legales. La respuesta es compleja. Para algunos, sí. Para otros, con una interpretación literal de las misiones adjudicadas por la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, no.

Quienes defienden que una operación de vigilancia de las fronteras por parte de la Legión es posible hacen referencia en primer lugar a la propia Constitución española. Concretamente al artículo 104, que encarga a las Fuerzas Armadas “garantizar la seguridad ciudadana” y la “integridad territorial” del Estado.

Según esta interpretación, este mandato constitucional queda afianzado en la Ley Orgánica de la Defensa Nacional. En el capítulo dedicado a las misiones de las Fuerzas Armadas se hace mención a los tipos de operaciones que pueden realizar estas. Y entre ellas se citan actuaciones “de disuasión”, “en situación de crisis” y como respuesta a una agresión “en territorio nacional” .

Para quienes creen que no hay encaje legal para el despliegue de la Legión, el asunto queda claro si se entiende una agresión externa contra la “integridad territorial” como un ataque de otro estado o, según una “interpretación más actual del texto”, un grupo terrorista. “El salto de inmigrantes no es un ataque a la integridad territorial, por mucho que hayan resultado heridos algunos Guardias Civiles” defienden las fuentes legales consultadas.

Además, explican, la propia Ley de Defensa Nacional establece una serie de restricciones que harían imposible el despliegue de la Legión. “El texto habla explícitamente de vigilancia de espacios marítimos y espacios aéreos, pero no cita explícitamente la vigilancia terrestre”.

En lo que prácticamente todas las voces consultadas coinciden es que, políticamente, parece muy poco probable, casi imposible, que la Legión entre dentro de los planes de respuesta del gobierno Sánchez a la crisis de Ceuta.

Entrevista publicada en el diario “El Mundo”, por D. Maxi Vega a Dª. Maite Araluce.

Presidenta de la AVT: "Acabar con la dispersión de presos de ETA es un error"

ETA se ha disuelto pero las víctimas seguimos sufriendo"

"No somos ogros que nos oponemos a todo, no tenemos afán de venganza"

"Acabar con la dispersión es un error porque es eficaz para la reinserción"

"Percibía mucha más cercanía con Rajoy como presidente que ahora"

 

Maite Araluce, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Marga Cruz.

  

En el poco tiempo que lleva al frente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha visto como ETA anunciaba su disolución y un cambio en el gobierno español, con la salida del Gabinete de Mariano Rajoy y la entrada del de Pedro Sánchez. «Han sido tres meses muy intensos, de muchísimo trabajo, tremendo», resume Maite Araluce, la nueva presidenta de la asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo. La hija del que fuera presidente de la Diputación de Guipúzcoa, asesinado por la banda terrorista en 1976, además tiene en su agenda otros temas fundamentales, como el acercamiento de los presos etarras a cárceles vascas, la reforma de la ley de abusos policiales, la batalla por el relato o los homenajes a los terroristas.

Fue elegida para presidir la AVT con un Gobierno del PP y a las pocas semanas entró el PSOE.

Sí, cuando ya me había reunido con casi todo el PP, incluso con Rajoy en Moncloa, pues cambió todo.

¿Qué cambios ha apreciado?

Pues Sánchez no nos ha recibido y de momento ha dicho que no nos va a recibir. Sí hemos estado con el Ministro del Interior pero en una reunión conjunta con todas las asociaciones y así no se puede hablar, te dan unas pinceladas, pero eso no es una reunión de trabajo. Yo percibía mucha más cercanía con el PP con Rajoy de presidente que ahora mismo.

No hay fecha entonces para una reunión con el presidente.

Lo primero que hicimos fue pedirle una reunión pero nos ha dicho que no, parece que no tiene tiempo para nosotros.

Y en esta coyuntura se encuentran que hay propuestas para acercar a los presos de ETA al País Vasco ¿Cuál es su posición en este asunto?

La dispersión ha sido la medida más eficaz para la reinserción de los presos. Si se quiere continuar con una política penitenciaria que incida en la reinserción hay que exigir un verdadero arrepentimiento que lo detectamos cuando hay colaboración con la Justicia y repudio de la violencia ejercida. Acabar con la política de dispersión es un error desde el punto de vista de política criminal, porque sería una cesión a una reivindicación histórica de ETA, y desde el punto de vista de política penitenciaria porque no es eficaz para la reinserción que es mucho más fácil cuando están lejos de su entorno y de las presiones. El preso, el terrorista, puede llegar más fácil a un arrepentimiento lejos de su entorno.

Sin embargo, esa política no ha sido muy eficaz con la mayoría de los presos fiel a la organización, aunque esté disuelta, y al colectivo duro del EPPK.

Sí. Por eso, si ya lejos están firmes dentro del colectivo, cerca tendrían mucha más presión. Además el acercamiento es casi un cambio de grado y se están concediendo por el simple hecho de haber dicho que se han arrepentido, que han pedido perdón en una carta base, un folio que les dan que sólo tienen que firmar y poco más, pero luego vemos que ese arrepentimiento no es nada sincero, que salen y en los recibimientos lo primero que hacen es decir lo orgullosos que están de haber pertenecido a ETA con lo cual no nos parece que eso sea un verdadero arrepentimiento. Además nos parece una cesión a una reivindicación histórica de ETA cuando además no han pedido perdón a todas las víctimas, lo han hecho solo a algunas y a las otras nos han pisoteado más porque nos han dicho que 'los vuestros sí están bien muertos', ni han entregado todas las armas. No nos parece bien.

Pero ustedes sí han aceptado algunos acercamientos.

Si se dan todas las condiciones, el arrepentimiento verdadero con la colaboración con la Justicia, entonces no tenemos problema con que se acerquen. Mientras no se cumpla, desde luego nada.

¿Cree que es un pago, una cesión por el apoyo de PNV y EHBildu a la investidura de Sánchez?

Yo creo que sí. Lo que pasa es que los que acercaban ahora cumplían los requisitos con lo cual no nos vamos a oponer. Nosotros no es que seamos unos ogros que nos vamos a oponer a todo y que queremos que se pudran en la cárcel. No tenemos ese afán de venganza. Lo que sí queremos es justicia. Si se cumplen los requisitos, no pasa nada, pero nosotros nos tememos que es un pago a ese apoyo y nos tendrán enfrente

Otro asunto que está de plena actualidad es el acuerdo del Gobierno vasco con el de Sánchez para la retirada del recurso ante el Constitucional de la Ley vasca de abusos policiales. ¿Cómo lo valoran?

Estamos muy preocupados por esta cuestión y estamos muy pendientes del nuevo texto y hasta que tengamos el nuevo texto de la ley no podemos opinar. Estamos pendientes de que salga para estudiarlo. La retirada ya nos parece que es una cesión a una reivindicación del PNV, nos parece que es un pago y una cesión. Pero en cuanto al fondo del acuerdo estamos pendientes del texto del acuerdo. Lo que no vamos a consentir es que la tortura o los posibles excesos del Estado se nos hagan ver como algo generalizado y tampoco vamos a consentir unas comisiones de valoración al margen de la Justicia. Ni que se muestre como una categoría de víctimas algo que no son más que casos aislados, puntuales.

En la lucha contra el terrorismo se cometieron algunos excesos ¿habrá que reconocerlos de alguna forma?

Habrá algunos casos aislados, pero no generalizado como quieren hacer ver. Desde luego que se quieran hacer unas comisiones de valoración al margen de la Justicia nos parece demencial. De hecho se encontraban escritos de ETA que decía a sus militantes que lo primero que tenían que decir cuando les detuvieran es que les habían torturado. Al margen de la Justicia ¿quién va a valorar eso? Porque digan que han sido torturados ya está, ya pasan a ser víctimas. No hombre, no.

El grupo de asociaciones policiales y de víctimas que se opuso a la retirada del recurso se volverá a reunir en septiembre. ¿Con que planteamiento una vez consumada la retirada del recurso?

Todavía no podemos hacer nada en cuanto al fondo porque no conocemos el nuevo texto. A lo mejor, no lo creo, pues si va en la línea de lo que decimos no tendríamos nada que decir.

Si no les satisface ¿volverán a intentar que se recurra al Tribunal Constitucional?

Por supuesto, claro.

Los años pasan y siguen sin estar resueltos más de 300 asesinatos de ETA. ¿Cree que desde el Gobierno y la Justicia se está haciendo todo lo posible por investigar y saber quiénes fueron los autores?

No, hasta ahora se ha tenido mucha manga ancha en el tema de la colaboración de los presos con la Justicia. Y eso nos parece fundamental para poder resolver esos casos que estamos actualizando y que la cifra exacta la daremos en septiembre. Nos parece que la manera más eficaz es que los presos que todavía están en la cárcel colaboren con la Justicia. Si de verdad se arrepienten y quieren hacer algo por las víctimas y reparar un poco el dolor, que digan quién actuó, por qué... Así sí se podrían resolver los casos. Creo que no se ha presionado lo bastante, creo que se puede hacer más.

Tras la disolución de ETA ¿qué papel tienen que jugar las víctimas del terrorismo en la vida política española?

Yo he oído muchas veces que a las víctimas que se nos escuche pero que no tenemos nada que decir en este tema. Como que cuando uno es víctima se queda sin los derechos para opinar como todo el mundo. Y ellos, los del entorno de ETA sí pueden opinar. Nos parece absurdo. Claro que tenemos un papel porque somos los que hemos sufrido todo este tema, tenemos un papel importante y no se nos puede quitar el derecho a opinar y a decir y a exigir en determinadas cuestiones.

Ese papel, ¿cree que estaba más reconocido con los gobiernos del PP?

No sé, yo creo que nadie nos ha hecho demasiado caso, lo que pasa que hay gobiernos que lo hacen más abiertamente y otros te dan más esperanzas. Éste, de momento, ni nos ha recibido, lo cual ya dice bastante.

En este momento ¿considera que en el País Vasco, con ETA ya disuelta, hay un intento de construir un relato que blanquee el terrorismo y pasar página?

Sí, sí, se quiere pasar página, decir que todos hemos sido culpables. Hace poco oía que toda la sociedad vasca y española era culpable, incluso las víctimas. Pues será por haber puesto la cabeza cerca de la bala. No entiendo. A mi me duele muchísimo el lenguaje, está como institucionalizado eso del conflicto. Aquí no ha habido ningún conflicto, aquí ha habido una banda de terroristas que se ha cargado a los que no pensaban como ellos y han hecho el mayor daño posible a la sociedad española. Aquí no ha habido dos partes. Mi padre no tenía ningún conflicto con nadie, ni los que iban a comprar al Hipercor tenían ningún conflicto con nadie... Es absurdo. Ahora tenemos un gran papel en el relato, en incorporar el verdadero relato. Nos parece fundamental que nos dejen ir a colegios, universidades, institutos y contar el verdadero relato escrito por nosotros que somos los que lo hemos vivido en primera persona, no por el Gobierno vasco que lo quiere blanquear. Desde luego, una de las grandes batallas que tenemos por delante es la del relato, el verdadero, no esto de diluir todo, de repartir culpas, de blanquear. Eso no.

¿No cree que el Gobierno vasco esté en esa línea de construcción de un relato veraz?

Para nada. Yo no sé qué interés tiene en este tema porque si no se cierra una herida desde dentro se volverá a abrir. Nunca se puede cerrar una herida desde fuera, hay que sanearla y cerrarla desde dentro y así irá cicatrizando poco a poco. Pero cosiéndola desde fuera no hay manera de que cure y eso es lo que está haciendo el Gobierno vasco. Vamos a olvidar, a pasar página, sí, aquí ha habido mucho daño, pedimos perdón pero así de puntillas, de boquilla, pero luego no se hace nada y vamos a seguir para adelante. Eso no puede ser. Hay una historia, hay gente que sigue sufriendo. A lo mejor ETA se ha disuelto pero las víctimas seguimos sufriendo porque nuestro dolor no prescribe hasta que muramos y desde luego vamos a luchar por la memoria de los nuestros hasta que muramos.

La paradoja es que los presos, muchos de ellos asesinos, son recibidos como héroes.

Ese es uno de los temas que más nos preocupa ahora mismo, el enaltecimiento, los actos de recibimiento son muy muy dolorosos para las víctimas. Es un sufrimiento añadido tremendo. Hace poco hablaba con una víctima que me decía que era casi igual, que era casi el mismo dolor que cuando le arrebataron a su familiar. Ver cómo parte de la sociedad recibe como un héroe a una persona cuya heroicidad es haber matado a su hijo, en este caso. 'Cómo le celebran que haya matado a mi hijo'. No se puede explicar, es muy doloroso y no se entiende cómo no se hace nada, cómo se permite. Yo creo que en ningún país del mundo dejan recibir a terroristas como héroes.

¿Habría que hacer un cambio legislativo para poder perseguir ese tipo de recibimientos y homenajes a los terroristas?

Sí. El problema es que la jurisprudencia del Supremo y la última directiva limitan muchísimo la persecución penal. Nosotros estamos reclamando que se estudien los cambios legales para que no se permitan estos actos y estamos estudiando sobre todo el delito de humillación a las víctimas del terrorismo porque es muy difícil cogerles por el tema del enaltecimiento del terrorismo. Han puesto tantas condiciones, que es casi imposible, pero sí estamos con concretar el de humillación.

..."hasta la última gota de mi sangre en defensa de la soberanía e independencia de la Patria, de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional"...

Buenos días.

 

 

        Juré derramar, si fuera preciso, "hasta la última gota de mi sangre en defensa de la soberanía e independencia de la Patria, de su integridad territorial y del ordenamiento constitucional". Con 18 años quizá no era muy consciente de lo que aquello significaba ni de las consecuencias que tendría no defender esos valores. Hoy, con más de 50 años de edad, sí tengo claro aquel juramento y lo que significaría para mi cónyuge, mis hijos, mis padres, mis amigos y millones de ciudadanos anónimos una quiebra de nuestra seguridad jurídica y nuestro ordenamiento constitucional.

 

        Afortunadamente, la situación no me demanda grandes sacrificios, que sin duda estoy dispuesto a hacer. Mi compromiso, hasta ahora se ha traducido en un ordinario cumplimiento de mis deberes como ciudadano (pagando mis impuestos, etc.) y en el desarrollo de mi trabajo entendido como un servicio público en beneficio de mis compatriotas. ¿Qué más podría hacer ante una situación extraordinaria que me desborda?

 

        Lo que estoy haciendo es contribuir a que se sepa la verdad y triunfen la Justicia, la democracia y la libertad difundiendo aquello que pueda ayudar a aclararse a los tibios, a menoscabar el ánimo de los transgresores y a fortalecer la voluntad de vencer de las víctimas de las tropelías de los secesionistas y liberticidas y de quienes tienen por misión cumplir y hacer cumplir la Ley. Ojalá todos lo hagamos.

 

        Y hoy me atrevo a escribir estas palabras para anunciar lo que voy a hacer mañana y pasado e invitar a quienes compartan mis valores y mi juramento a que ellos también se muevan: acudiré con mi familia a las manifestaciones pacíficas y sin armas convocadas por organismos no directamente vinculados a partidos políticos en defensa de la Unidad de la gran Nación española y en apoyo de las víctimas y los servidores públicos que están siendo arrinconados en Cataluña. Quiero manifestar que NO ESTÁN SÓLOS .

 

        Mañana sábado 7 de octubre, a las 12:00 horas, participaremos  en la manifestación en la plaza de Colón de Madrid convocada por DENAES (Asociación para la Defensa de la Nación Española). Del mismo modo, a las 12:00 horas del domingo 8 de octubre estaremos en la Plaza Urquinona de Barcelona para participar en la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana.

 

        Un cordial saludo.

 

Andrés Sanz Coronado

General de División de Infantería de Marina (R) D. Juan Chicharro Ortega.

28 de agosto de 2017.

Blog: generaldavila.com

¿DÓNDE ESTÁS ESPAÑA QUE NO TE VEO?

Reconozco que escribo con el ceño fruncido y el corazón encogido ante la parsimonia con la que el pueblo español contempla cuanto está acaeciendo en nuestra Patria.

La manifestación de ayer en Barcelona es prueba palpable de lo que digo: nuestro Rey vejado e insultado en su propia cara; los traidores, que al sol que más calienta saben colocarse, impávidos ante la ignominia; los anarquistas de la CUP haciéndose dueños de la manifestación sabiendo manejar a las masas a su antojo; un pueblo lleno de buenísmo y cobardía sin atreverse a condenar a quien les ha masacrado intentando un ridículo “pelillos a la mar”… Una simple lectura de diversos editoriales de la prensa internacional  nos llena de vergüenza como nación, si bien tal parece que se olvidan de que no hay mucha diferencia con eventos parecidos en Londres, París o Bruselas  tras atentados similares. Es Europa, y por ende España, donde la civilización cristiana no encuentra agallas para defenderse.

Un valiente sacerdote que dice verdades como templos es desautorizado con rapidez inusitada por su propio obispo; el mismo que contempla como pecadillos de juventud el que se arremeta contra iglesias y símbolos cristianos al grito de “arderéis como en el 36”.

Anarquistas profanan tumbas y mausoleos de soldados de España con absoluta impunidad e indiferencia hasta por las propias autoridades militares : la tumba de Muñoz-Grandes, el monolito del 2 de mayo, el mausoleo de la División Azul , cruces y monumentos conmemorativos de nuestra historia militar…, la lista es ya interminable.

Sí, la crisis que atenaza nuestra nación reviste ya  caracteres seriamente preocupantes si bien para mí lo más grave y serio es no ya la indiferencia de nuestros gobernantes que sólo van a lo suyo sino  la pasividad evidente de la sociedad civil; una sociedad cobarde y relativista.

Blas de Lezo

Cobra actualidad cada vez más la célebre frase de Blas de Lezo cuando dijo que “la nación no se pierde porque unos la ataquen sino porque los que la aman no la defienden”.

¿Dónde están hoy los que tienen la responsabilidad de defender nuestra integridad como nación y desde luego la Ley? De  momento sólo les he visto envueltos en pleitos y , eso sí, perfectos encajadores de toda clase de ignominias e insultos. Algunos a esto lo llaman dignidad. Curiosa manera de definir la incapacidad de reacción o de algo peor que me callo por prudencia.

Lo que estamos viendo en estos días en Cataluña y en las provincias vascongadas  con sonoros recibimientos y homenajes a reconocidos asesinos de ETA no son más que el prolegómeno de lo que está por venir en un inmediato futuro, si no presente.

¿Dónde estás España que no te veo?

¿Dónde está la España de las Navas de Tolosa, la de la conquista y civilización de un nuevo mundo, la que supo levantarse contra el francés, la que luchó y murió en Trafalgar o en Santiago de Cuba? Sí, también, ¿donde están aquellos dirigentes de la Segunda República que no dudaron en declarar el Estado de Guerra en Cataluña ante la proclamación del “Estat Catalá” que rompía la legalidad constitucional de entonces?

España  está adormecida y muy confusa ante lo que ve y el pueblo es fiel reflejo de la impasividad, o mejor dicho pasividad, de sus hipotéticos líderes: unos corruptos y otros disfrutando de lo que ven porque en el caos que se prevé acabarán convirtiendo nuestra Patria en su anhelada república bolivariana.

En un reciente artículo analizaba aquí la prudencia o inacción del Gobierno del Sr. Rajoy ante la amenaza secesionista  y concluía que lo que estaba viendo ya no era prudencia sino clara inacción en el ejercicio de su responsabilidad constitucional. Lo que ha sucedido en Barcelona antes y después de la sangrienta masacre no es más que el ejemplo más claro de esa inacción si no complicidad con el traidor Gobierno catalán por omisión o incompetencia manifiesta. Cada vez es más claro, cuanto más se sabe, que nos encontramos ante un atentado que podía haberse evitado – como se ha hecho con otros muchos de los que poco se sabe – si no se hubiera cedido ante la vergüenza traidora de los dirigentes catalanes que no de los Mossos a quienes reconozco su labor.

Sr. Rajoy debería Vd. saber que en la defensa de nuestra soberanía e integridad territorial cuenta Vd. con la mayoría de los españoles que no quieren que les roben lo que es suyo. No dudo de sus intenciones si bien sí le digo que somos muchos los que pensamos que si siquiera en un principio podíamos estar de acuerdo con su prudencia  hoy ya no vale aquella. En los hipotéticos asesoramientos que  Vd. recibe haga caso por una vez a los halcones y olvide a las palomas de una vez. Están en juego España y mil años de historia.

Juan Chicharro Ortega

General de División de IM (R.)

19 de enero de 2017

 

Acertadas reflexiones, con relación a un aspecto de definición “abierta”, que dependerá de los distintos criterios y diferentes puntos de vista con que se aborde (moralidad, religión, ética, política, valores profesionales, sociales, costumbres, etc). Siempre que nos dan la palabra en Actos y Tertulias a los que acudimos, hacemos alusión a ello. (AISPC).

 

La crisis de valores en España, por D. Pedro Motas Mosquera.

Crisis

El ser humano necesita cada cierto tiempo una sacudida. Un fuerte estímulo del exterior para recomponer su interior, recordar qué es de verdad importante y reordenar las prioridades, tomar conciencia de qué está haciendo y cómo. En suma, para recuperar la referencia “olvidada” de quién es y para qué está aquí.
La crisis trae incomodidad, dolor, angustia y sufrimiento, pero también servirá para poner las cosas de nuevo en el lugar que habían perdido. Es cambio, oportunidad, momento para reflexionar, reinventarse y continuar el camino desde una nueva posición.


Me voy a permitir desglosar el escrito de Albert Einstein sobre la crisis, el cual me ha parecido de actualidad, confirma que el ser humano repite los errores, aprende poco de la experiencia, lo que hace que se repita la misma historia. Ya es hora que nos preocupemos por elevar el nivel de consciencia individual y colectiva, esta reflexión pretende contribuir a ello.

 

De la arrogancia a la ignorancia: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”.


Nos hemos creído que lo sabíamos todo. Tanto avance tecnológico y científico nos ha hecho sentir omnipotentes, sabios, con capacidad de dominarlo todo. Y sin embargo, cuando suceden desastres que no podemos evitar, volvemos a tomar conciencia de nuestra condición humana.


Hemos hecho de la ciencia demostrable una apoteosis y “despreciado” los planteamientos filosóficos y espirituales, no demostrables, como falsos. Creamos tecnologías que salvan vidas o que las hagan más fácil, sin embargo no hemos logrado hacer esas mismas vidas más plenas o felices. Conocimientos sobre las cosas, sin conocemos a nosotros mismos.


El hombre actual se está convirtiendo en un instrumento más de producción, con una baja autoestima. Se hace preguntas sobre el sentido de su vida, pero se ha precipitado en los fondos de la soledad y la incomunicación.

 

CRISIS DE VALORES

De la apariencia a la esencia: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”.


La sociedad del “bienestar” llevó al ser humano a olvidarse de su ser y centrarse más en lo humano; es decir, se preocupó más de lo material y fue dejando de lado valores, principios que llevan a conectar con la esencia.
La racionalidad económica lo ha invadido todo. Nada vale por sí mismo sino por su utilidad. El otro no es un ser humano, sino un competidor. Vivimos en una sociedad con una crisis de valores, donde lo más importante es tener con necesidades de consumismo, dejando a un lado el valor del ser.
Es una época de quien más cobra, más vale; quién más sale en los medios, más sabio es. Hemos vivido durante años bajo el lema “tanto cuestas, tanto vales” y quizás esta crisis produzca un cambio a “tanto vales, tanto cuestas”.
De la ambivalencia a la polivalencia: “La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”.


Se categoriza en dos casi todo: lo político, lo social, lo geográfico, las personas y los conceptos. Hablamos de izquierda o de derecha, de pobre o de rico, de norte o de sur, de buena o de mala, de lo uno o de lo otro. Para que así sea más fácil escoger una postura entre opuestos. La decisión entonces es que si se está a favor de uno, se está en contra de otro.


Una postura cómoda en la que hay que pensar poco y decidir menos. De esta manera no es necesario analizar, comprender, valorar… solo optar; reducido a nivel de simpleza sin entender que un problemática requiere un análisis más complejo, ver las cosas con una visión más amplia, estar abierto a comprender y ser creativo para buscar puntos de encuentro entre los opuestos.
Abandonemos lo de centrarnos en lo que nos separa más que en lo que nos une, busquemos el complemento y la armonía. Rechazar al opuesto es lo fácil, encontrar en él lo que aporta al equilibrio es creativo y este es un camino imprescindible para afrontar las crisis.


Del temor al dolor: “Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”.


Hemos vivido durante años en la sociedad del bienestar, cómodos y temerosos de salir de la zona de confort en la que estábamos.


Fue más fácil buscar la seguridad fuera en lugar de enfrentarnos a nuestros miedos. Nos acostumbramos a exigir cambios fuera para sentirnos seguros, en lugar de trabajarnos personalmente para hacernos más fuertes, más conscientes, más responsables, en suma, para crecer como personas buscando el desarrollo de nuestro ser, único y verdadero camino para conseguir mejoras en el hacer y bienestar.


En lugar de enfrentarnos a nuestros miedos y aprender a tolerar la frustración, aceptar el fracaso y afrontar el rechazo en la relación con el otro, hemos creado una forma de comunicación interpersonal que evita la comunicación cara a cara.


Del victimismo al protagonismo: “Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”.


Han sido años de observar el grado importante de insatisfacción de las personas y de escuchar comentarios suyos centrados en lo que les faltaba por sobre lo que tenían.


La crisis hoy está poniendo las cosas en su sitio; ahora se empieza por fin a valorar lo que siempre tuvo valor, pero que la actitud de insatisfacción por lo existente imposibilitaba valorarlo.

Ya es hora que dejemos de responsabilizar al entorno del propio vacío interior, el cual no se llena con más dinero o con mejor trabajo, solo puede desaparecer tomando conciencia que somos los protagonistas de nuestra vida y por ello los responsables de cómo vivirla.


En suma, está en nosotros abandonar la desidia y el desánimo que se siente cuando se tiene todo y no se sabe apreciarlo, y enfrentarse a la angustia de tener una vida llena de posesiones y sin embargo sentirse vacío.


De la razón a la pasión: “La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones”.

 

El predominio de la actividad mental y el poco desarrollo de las emociones, lo cual se fomenta con la información de los medios de comunicación e Internet. Esta crisis se manifiesta en el modo de hablar, de relacionarse con los demás, en la forma en que se quiere acumular todo.


Tenemos empresas que son cuerpos con cabeza pero sin corazón. Donde las relaciones interpersonales son superficiales, sin ningún compromiso. Por muy individualista que un hombre pueda ser, para lograr su autorrealización es imprescindible la forma en que se relaciona con los demás.


Los valores no sólo son una cuestión personal, sino que repercute en toda la sociedad y se constituye en un problema social, del cual se derivan acciones y conductas poco éticas que vemos día a día en nuestro entorno, en la política, la economía y en las empresas.


Del mimetismo al eclecticismo: “Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.


A gran parte de las personas les cuesta reflexionar sobre lo que sienten, piensan y hacen; y les resulta más fácil imitar los comportamientos de los demás. Con ello se ahorran el trabajo de tomar conciencia de lo que hacen y el por qué, así no se sienten responsables de sus actos sino solo víctimas de las circunstancias.


Mimetizarse con el otro representa entonces una forma de protegerse ante el entorno evitando el riesgo de ser diferente. Se ha perdido el pensamiento independiente, se piensa con el pensamiento de otros, que es lo mismo que no pensar.


Solo desde la decisión personal de no actuar como los demás, sino de la forma que nos haga mejor persona y profesional, podremos realmente hacer un cambio en la familia, en la empresa y en la sociedad en su conjunto.
Reflexión final: “Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”.


El ser humano está sumido en la superficialidad, con vacío interior, aturdido por las prisas, sin saber a dónde va y quién es en realidad. Pero como en el fondo no podemos sofocar esa llamada interna de ser coherentes en nuestro proceso de búsqueda de la felicidad, demos gracias a la situación actual que nos sacude y nos demanda recuperar los valores como los únicos caminos para dar sentido a nuestra vida individual y colectiva. Como dijo alguien alguna vez: “Los valores nos hacen pasar de la teoría a los hechos, de lo especulativo a lo positivo, de lo abstracto a lo concreto, de lo frío y nebuloso a lo inmediato, vivo y candente”. Espero haber contribuido con este artículo a esa transformación.


Artículo de D. Pedro Motas Mosquera. Reproducido en la “Web del General  Dávila y en la Web del Foro Custodios”

 

29 de Octubre de 2016

 

Una vez más nos hacemos eco de un artículo cuyo sentir en sus palabras hacemos nuestro, al igual que muchas voces calladas que nos siguen. …Artículo publicado en el Blog de la Hermandad de los Caballeros Custodios. -AISPC-

 

 “DEL VALOR Y LOS VALORES

Coronel de Infantería (R.) Juan Ignacio Salafranca Álvarez

Cruz Laureada de San Fernando

El Diccionario de la Real Academia Española, define en la cuarta acepción de su diccionario el valor como: Cualidad del ánimo que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros”. A quienes un día entramos en los Ejércitos, desde ese momento se nos supuso el valor, en el primer concepto calificado en nuestra Hoja de Servicios (Valor: Se le supone). Algunos consiguieron acreditarlo a lo largo de sus años de servicio e incluso mejorar el concepto con Muy distinguido (Medalla Militar) o Heroico (Cruz Laureada de San Fernando).

Todo ello tiene una lógica puesto que si a un militar no se le supusiera el valor, mejor sería prescindir de él ya que la falta de esta virtud en los momentos decisivos del combate, (nuestra razón de ser, aunque a alguno se le olvide), sería catastrófica para él, la Unidad en la que esté encuadrado y no digamos nada si la manda y, en definitiva para el conjunto de la operación en que esté implicado.


Ahora bien, el que al militar se le suponga el valor no quiere decir que todos lo posean, pues para ello deben vencer una tendencia natural del hombre, cual es el instinto de conservación que, si venciera sobre la voluntad, nos impediría arrostrar esos peligros de que habla la R.A.E. Llegados a este punto, cualquiera podría objetar que se trata de una virtud contra natura y ello sería cierto si no existiera una educación en valores que no niega, pero encauza, nuestros instintos naturales.


La propia R.A.E., afirma al hablar de los valores en plural, que tienen polaridad en cuanto que son positivos o negativos y jerarquía en cuanto son superiores o inferiores. En cada momento y lugar la sociedad considera algunos valores como positivos cuando en otro lugar o momento fueron considerados como negativos. Mayor dificultad tiene su jerarquización pues el poner por encima del derecho a la vida el derecho a la libertad individual sin límites, supondría, por ejemplo, justificar el aborto.


Por todo ello, resulta conveniente reflexionar sobre qué valores debemos considerar, cuáles son positivos y, dentro de ellos establecer su jerarquía, es decir, construir una escala de valores. Esto solo se consigue con la educación, formando, desde la cuna, a la persona de una forma integral y, al referirme a la educación, no hablo de la que se adquiere en la escuela, eso es enseñanza, que complementa pero no substituye a la educación cuyas bases deben venir establecidas desde la infancia para, sobre ellas, construir la personalidad de cada uno que le llevará a distinguir los verdaderos valores y a establecer prioridades entre ellos.


Al ser la milicia una actividad donde tendremos que arrostrar conscientemente peligros y, lo que es mucho más difícil hacer que se enfrenten a ellos los que han sido puestos bajo nuestro mando, es necesario que todo militar tenga claro cuáles son los valores que justifican esa exigencia para nosotros y nuestros subordinados y cuando debemos supeditar unos valores a otros.


Por ello, dando por supuesta, como el valor, una educación en valores, debe la enseñanza militar, completar esa educación, proporcionando una formación moral (qué poco se oye este concepto) que permita a cada uno, frente al peligro hacer gala de ese valor que, a su ingreso en filas se le ha supuesto.

Aún teniendo claro todo esto y sabiendo que la formación militar debe ser moral, intelectual y física, ha habido épocas en la Historia en que se ha puesto mayor acento en alguna de estas facetas y el objeto de estas líneas es hacer una llamada de atención sobre el hecho de que el ser conscientes de la importancia de alguna de ellas no debe apartarnos de cultivar las demás.


La complejidad y amplitud de los conocimientos necesarios a un militar actual entraña el peligro de que se abandone, aunque sea parcialmente, el cultivo de la formación en valores, lo que resultaría catastrófico en las circunstancias en que haya que demostrar el valor en singular, como lo sería el que las condiciones físicas de un soldado no le permitieran responder al esfuerzo que el combate requiriera en momento determinado.

Formar en el Valor y el Honor

 

Como conclusión, quienes mandan y educan soldados deben estar vigilantes para evitar que, llegado el momento, pudiera faltarle al soldado el valor que se le supone.


Coronel de Infantería (R.) Juan Ignacio Salafranca Álvarez

Día de la Comunidad de Madrid. 2 de mayo de 2016.

 

 

Palabras pronunciadas por el Presidente de la Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales Veteranos –SFMNV-, Sr. D. José Luis Sampedro Escolar, en el primer acto del Día de la Comunidad de Madrid de 2016, en el Cementerio de la Florida. En homenaje a los héroes fusilados el 3 de mayo de 1808.

Excmª. Señora Presidenta de la Comunidad de Madrid, Excmª. Sª. Presidenta de la Asamblea, autoridades civiles y militares, compañeros de la SFMNV, amigos todos: sean mis primeras palabras de agradecimiento por la presencia de todos y cada uno de Vds. en este acto.

Señora Presidenta: sed bienvenida a esta convocatoria de justo homenaje y reconocimiento a los patriotas aquí sepultados. La función representativa de las autoridades, y con mayor motivo cuando deben su magistratura a la elección popular, hacen cobrar todo su sentido a las manifestaciones que periódicamente se efectúan para mantener vivo el recuerdo de quienes se hicieron acreedores al público agradecimiento, pasados los años y los siglos. Grande fue su sacrificio, y, en este caso, grandes los frutos que rindieron, pues gracias a ellos, y a los que como ellos en todo el territorio español hicieron frente al invasor, la Patria supo preservar la dignidad y la soberanía y así se lo agradece en estas manifestaciones.

Suenan aquí palabras que algunos consideran huecas o trasnochadas: Patria, Soberanía, dignidad, mérito, agradecimiento. Siendo así, se hace necesaria una labor de higiene moral que regenere a una sociedad capaz de sucumbir ante mensajes que hacen claudicar valores que una colectividad sana no debe poner en duda ni discusión. Hoy honramos a quienes perdieron la vida y a quienes, sin llegar a tan supremo sacrificio, sumaron sus esfuerzos para, tras seis años de lucha, restaurar la Independencia de España frente a quien trató de  sojuzgarla. Unos y otros, mártires y supervivientes, merecen nuestro recuerdo. Sean sus ejecutorias ejemplo para esta generación y las venideras.

Las actitudes heroicas merecen nuestro homenaje, pero busquemos las fórmulas que, sin llegar a los supremos sacrificios, a veces estériles, permitan encarar los problemas y las situaciones cambiantes de manera constructiva, respetando legítimas aspiraciones muchas veces divergentes y desde diferentes ópticas, dentro de los cauces de las leyes y normas de que nos hemos autodotado.

Gracias, pues, a quienes, por mandato democrático en vuestros cargos o por el legítimo ejercicio de las funciones que el ordenamiento reserva a las Fuerzas Armadas, contribuís con vuestra presencia a solemnizar un año más este merecido homenaje. Gracias, en nombre de la SFMNV, que desde hace casi un siglo custodia este cementerio y, sobre todo, gracias en nombre de estos héroes que no merecen el olvido ni la indiferencia. Muchas gracias.

Muerte en Bruselas. 26 de marzo de 2016.

General Dávila (R) - General Coloma (R).

BRUSELAS. LA GUERRA NECESARIA (Análisis de urgencia)
(General de División Rafael Dávila Álvarez)

Nadie sabe, aunque todos nos creemos muy listos, el origen y objetivo de estos terribles atentados. Solo hay una cosa cierta y palpable: logran sembrar el terror, pánico es más ajustado, en las democracias europeas. Esto no es una guerra como infantilmente alguno la define. Es la violencia provocada precisamente por no haberles hecho la guerra. Allí donde surgió acudimos y asustados nos retiramos ¿por qué?

Siempre eligen un momento acertadamente mediático. Ahora la Semana Santa: la fe cristiana, su enemigo visceral. Repito, su enemigo visceral. No es casualidad.
Buscan con malvada intención el momento en que estemos más relajados y aglomerados. Buscan sembrar el pánico, que vivamos atemorizados. Encerrémonos en casa, tristes y apesadumbrados, incluso sintiéndonos culpables de tanta injusticia, ¡pobre occidente!

La ley es tan meliflua que casi está de su parte: primer objetivo logrado. Hay movimientos y grupos, incluso denominados partidos políticos, de los que uno duda si están a favor o en contra. Prostituyen la libertad y esta se vuelve en contra. Legislación férrea e implacable. Si hay que hacer la guerra para erradicar la violencia se hace sin tibiezas ni monsergas. En el mundo en el que vivimos aparecen demasiados ideólogos que dicen una cosa mientras practican la contraria.

Decía Ortega y Gasset en  España invertebrada que las legiones romanas, y como ellas todo gran ejército, han impedido más batallas que las que han dado. Es la lucha contra la violencia el nuevo enemigo al que nos enfrentamos y nuestra actitud ante ello es el miedo. Ese es su primer objetivo: sembrar de miedo el mundo occidental, que cale hasta en la infancia, en la médula y en el corazón de las democracias. El enemigo en forma de caballo de Troya está dentro y no es difícil identificarlo.

Pero con la violencia se acaba dando la cara, sin retiradas vergonzosas dejando las cosas a medias. Empecemos a identificarnos, todos.
Afganistán duerme, Irak es una losa, Siria la violencia… tantos sitios.

Mientras, a las puertas de Europa nos piden pan y les damos una culebra por no haber estado en el sitio y en el momento adecuado. Se volverá violencia, más violencia contra nosotros. Putin observa como Obama negocia con Irán y se va a Cuba nadie sabe muy bien a qué. Mueve su ficha con la tranquilidad del que sabe que la pieza camina hacia su trampa. Y la meliflua Europa llena de policía sus calles sin saber muy bien a quien detener y porqué.

Escenario de la violencia, el miedo en nuestras carnes, vivir con temor es la peor forma de vivir. Es exigible otra reacción a los grandilocuentes parlamentarios europeos que mientras se entretienen con el euro solo son capaces de luchar contra la violencia de estos terribles atentados preguntándose ¿dónde será el próximo? Este ha sido en Semana Santa. Casualidad.
La situación generalizada de violencia tiene una razón de ser: no haber hecho la guerra contra ella, en su lugar y momento. Ahora puede que lleguemos tarde.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez.

EL TERRORISMO GOLPEA DE NUEVO (General de Brigada Adolfo Coloma Contreras).

Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, dice el saber popular. Y pensamos en nuestra seguridad cuando nos vemos sacudidos por una noticia como la que nos inunda hoy 22 de Marzo, Martes Santo, sobre los alevosos, espantosos, cobardes y todos los calificativos que quiera uno sumar, atentados terroristas que se han producido en la ciudad de Bélgica, en su aeropuerto y en el ferrocarril suburbano. Que es como decir en el corazón de Europa y en plena Semana Santa.

Escribo estas reflexiones en caliente, mientras escucho por la radio las sucesivas informaciones que tienen como lugar común el incremento del número de muertos: diez, veintiocho, treinta y cuatro ¡Dios mío, cuando se detendrá esta cuenta!

Solo en estos momentos nos acordamos de la seguridad como un bien imprescindible y ¡cómo no! exigible. Solo en estos momentos agradecemos la presencia de agentes de los cuerpos de seguridad del Estado, incluso soldados cerca de nosotros. Nos transmiten confianza. Lejos de estos instantes tan puntuales como dramáticos, todo son protestas. La impaciencia por los controles de tráfico, o las quejas por la seguridad en los aeropuertos son dos buenas muestras de ello. No  nos detenemos a reparar en que la guerra contra el terrorismo empieza antes, mucho antes de la simple reacción ante un brutal atentado.
Lo primero es llamar a las cosas por su nombre. Esto es una guerra.  Y en la utilización de este término disiento del magnífico analista de asuntos estratégicos, el Coronel Pedro Baños. En efecto, los grupos terroristas no pueden tener consideración jurídica, no pueden ser objetos de derecho internacional, pero por su organización, estructura y medios de que disponen, son capaces de poner en jaque a un Estado. Mediante la utilización alevosa de la fuerza tratan de lograr sus objetivos políticos e imponerlos al conjunto de la sociedad. Sean galgos o podencos, ¡señoras y señores, esto es una guerra!

Una guerra que no se libra en frentes determinados ni por ejércitos a la usanza. Los terroristas yihadistas se organizan militarmente, así se he manifestado nuestro ministro del Interior, que estará en funciones, pero sabe lo que hace y lo que dice. Actúan coordinadamente, planeando con precisión la reacción de los ciudadanos y la respuesta de los cuerpos de seguridad para provocar nuevos atentados, y aumentar el número de víctimas, paralizar las actividades y tener a las sociedades aterrorizadas.  Aplican la fuerza sobre objetivos puntuales pero de los que esperan obtener importantes réditos políticos. Vencerles requiere un planteamiento, organización y ejecución diferentes a las guerras convencionales. Pero también se precisan unos medios, procedimientos y sobre todo una instrucción individual y  adiestramiento colectivo muy específicos para hacer frente con éxito a esta amenaza. Ya conocen cómo pienso. Ya me he expresado en términos similares en entradas anteriores.
Querer, saber y poder. Querer implica una decidida voluntad de vencer. ¿Y quién no quiere vencer al terrorismo?, si claro, pero esa voluntad de vencer exige compromiso a todos los niveles. No solo mera retórica y declaraciones en el nivel político, sino directrices claras, y dotaciones presupuestarias adecuadas. Saber, supone el contar con una organización eficaz que permita disponer de una inteligencia sólida, sin barreras ni apellidos, interconectada y compartida. Una inteligencia sin protagonismos, al servicio del objetivo final: la derrota del terrorismo. Y unos medios humanos y materiales adecuados para esta guerra tan específica, con verdadera preparación  por todos los participantes en la lucha con adiestramiento especifico. Por último el poder, lo que los militares llamamos libertad de acción, la capacidad de llevar a cabo nuestros planes y designios sin más límites que la legalidad, la legitimidad y la moralidad de nuestros actos y acciones

Querer, saber y poder aplicados a una estrategia ofensiva, no pertrechados tras los cómodos muros de nuestra casa común, del “Espacio Schengen”  sino buscando las causas del problema, neutralizando los apoyos terroristas y atacando en origen los resortes de su poder. Eso es lo que se enseña en nuestras escuelas de pensamiento  militar. Resolver el conflicto como un todo, con todas las capacidades de la Nación, incluidas las militares. Así lo determina la   Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional. “Las Fuerzas Armadas, junto con las Instituciones del Estado y las Administraciones públicas, deben preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, conforme a lo establecido en la legislación vigente.” (Art. 15.3).

Pero todo esto, querer, saber y poder, no se improvisa. No es solo cuestión de atrapar a Salah Abdeslam, el cerebro de los últimos atentados de París, ni el de los atentados de hoy en el aeropuerto de Bruselas-Zavantem y la estación de metro de Maelbeek. Es cuestión de determinación (política y nacional), es cuestión de medios, de preparación y es cuestión de contribuir individual y colectivamente a vencer a ese insidioso enemigo que tenemos a las puertas, sino dentro de casa.

 General de Brigada (R) del Ejército. Adolfo Coloma Contreras

 La Asociación Internacional de Seguridad y Protección Civil - AISPC-, no se hace responsable del contenido, u opinión emitido por los autores de los árticulos reproducidos.